BLOG de JUANMA BLAZQUEZ

A ver cómo te lo cuento…

“El Contubernio de Munich”

Hay partes de la historia que conocimos en los libros y otras que no terminan de definirse hasta que el

De Izda. a dcha. Juanma Blázquez, Inma León, Enrique Peris, Mercedes Gonzalez, Juan Cuesta, Maria Dolores Albiac y Jordi Jaria de Europa en Suma, asociación de periodistas eurofilos que participa en la celebración en el Congreso del los 50 años del “Contubernio de Münich”

 tiempo, como dicen los viejos, sitúa a cada uno en su lugar.

Una de esas partes se refiere a un hecho ocurrido a mediados del siglo pasado, en el año 1962, en plena dictadura franquista.

Un hecho que fue recordado en un emotivo acto al que tuve el honor de asistir, como miembro de “Europa en Suma”, el pasado 30 de mayo en la Sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados.

Y es que tal día como hoy, 4 de junio, hace cincuenta años, en plena dictadura, 118 españoles de distintas ideologías políticas partían desde España y desde distintas ciudades europeas con dirección a Munich. Gentes de la derecha y de la izquierda española: democristianos, monárquicos, socialdemócratas, socialistas, nacionalistas vascos y catalanes… 80 desde España y 38 del exterior. El objetivo, el IV Congreso del Movimiento Europeo que se celebraba en Munich del 5 al 8 de junio de 1962.

Y lo hicieron a sabiendas de que ese congreso no seria del agrado del General Franco, ocupado esos días en reprimir la huelga de la minería en Asturias. Y no podía serlo pues lo que en Munich había de tratarse era de todo punto incompatible con una dictadura como la que se vivía en España.

El encuentro en Munich era tan esperado como emotivo, por ser la primera vez desde la Guerra Civil que personalidades de tal relevancia política tanto del interior como del exilio se reunían para “hablar” del futuro de España, sobre dos premisas fundamentales: la democracia y la integración en Europa.

Y la cautela era tal que, en principio, se reúnen por separado en dos comisiones: por un lado la formada por los 80 del interior, presidida por Jose María Gil Robles y, por otro, la integrada por los 38 exiliados, presidida por Salvador de Madariaga.

Pronto los comités comenzaron a mezclarse y el debate se fue centrando en temas como la forma de gobierno. Y era complejo, pues mientras los del exilio buscaban el restablecimiento dela República, los del interior apostaban por una forma de gobierno que, en su opinión, no dividiese de nuevo a los españoles. Así Joaquín Satrústegui defiende la adopción de la Monarquía Parlamentaria como fórmula de consenso, al no haber tomado la Monarquía parte en la guerra,  y anteponiendo siempre como principio la instauración de la Democracia. Finalmente se llega al compromiso de los socialistas, a través de Rodolfo Llopis, de apoyar a la Monarquía, si ésta apoya a la Democracia, como así ocurrió años después.

Tras intensos debates, el Congreso de Munich aprueba por unanimidad estos cinco puntos:

Primero.- La instauración de instituciones auténticamente representativas y democráticas que garanticen que el Gobierno se basa en el consentimiento de los gobernados.

Segundo.- La efectiva garantía de todos los derechos de la persona humana, en especial los de libertad personal y de expresión, con supresión de la censura gubernativa.

Tercero.- El reconocimiento de la personalidad de las distintas comunidades naturales.

Cuarto.- El ejercicio de las libertades sindicales.

Y quinto.- La posibilidad de organización de corrientes de opinión y de partidos políticos.

Además, los delegados expresan su compromiso de renunciar a toda violencia activa o pasiva antes, durante y después del proceso evolutivo.

Visto desde la perspectiva de los jóvenes que no hayan vivido el franquismo es difícil valorar la importancia de aquel encuentro.

Un encuentro que Salvador de Madariaga resumió en su discurso con precisión de cirujano y una altura política y emotiva impresionantes, desde la perspectiva de aquellos oscuros años de dictadura.

Decía Madariaga:

“Los que antaño escogimos la Libertad perdiendo la Tierra, y los que escogieron la Tierra perdiendo la Libertad, nos hemos reunido para otear el camino que nos lleve, juntos, a la Tierra y a la Libertad. Aquí estamos todos, menos los totalitarios de ambos lados. Yo os aseguro que en la Historia de España, el Congreso de Munich será un día singular y preclaro. La guerra Civil, que comenzó en España el 18 de julio de 1936, y que el régimen ha mantenido artificialmente con la censura, el monopolio de la prensa y radio y los Desfiles dela Victoria, terminó anteayer: el 6 de junio de 1.962”

Programa del acto el jueves 7 de junio de Europa en Suma en la Casa de América en conmemoración del “Contubernio de Munich”.

Y tras el congreso, el retorno.

Un retorno difícil, pues el General Franco ya había decidido qué hacer con aquellos “traidores”, publicando el 8 de junio el decreto-ley 17/1962 que suspendía por dos años el derecho de libre residencia, garantizado en la legislación franquista por el artículo 14 del Fuero de los Españoles. Y mientras en las calles se gritaba sin ambages “los de Munich a la horca”, los congresistas eran detenidos según iban llegando a España, unos nada más aterrizar en el aeropuerto de Barajas, y trasladados a los calabozos de la Puerta del Sol, de Madrid, en donde ya se había decidido su inmediato futuro: la cárcel, la deportación o el exilio.

Así, con el apoyo y el escarnio de la prensa del régimen, los asistentes al Congreso de Munich son represaliados. Unos, como Joaquín Satrústegui, Fernando Álvarez de Miranda, Jaime Miralles, Jesús Barros de Lis, Iñigo Cavero, Ruiz-Navarro, Alfonso Prieto Prieto o Félix Pons y Casals son confinados en Fuerteventura, Lanzarote u otras islas del archipiélago canario. Otros, como Jose Vidal-Beneyto, José Federico de Carvajal, Dionisio Ridruejo o Jose María Gil Robles, enviados al exilio.

Este último, además, es separado del Consejo Privado del Conde de Barcelona.

No hubo piedad para ninguno de ellos ni para sus familias. Tanto que cuentan como en las casas de Jorgina Satrústegui y de Enrique Tierno Galván se recogían fondos para ayudarlas.

Así pasaron quince años, antes de que aquellos cinco puntos, aprobados en Munich, se vieran reflejados en una Transición que probablemente hubiese sido más compleja sin aquel Congreso de 1962.

Un congreso que la prensa de la época calificó despectivamente con ese adjetivo con el que, paradójicamente, ha pasado a la historia, y del que hoy celebramos el cincuenta aniversario:

“El Contubernio de Munich”

Y tengo que decir que todo esto ocurría tal día como hoy, hace cincuenta años, cuando yo apenas contaba con seis años de edad y todo aquello me era tan ajeno y desconocido como la televisión en color. Y sin embargo hoy, cincuenta años después, tras asistir al Congreso de los Diputados y ver, escuchar y estrechar la mano de algunos de los supervivientes, ya octogenarios, como Fernando Álvarez de Miranda, José Federico de Carvajal o Carlos María Bru, he sentido la necesidad de darles las gracias.

Gracias.

Ojalá que aquel ejemplo que dejaron unos y otros al unirse por un objetivo común tan trascendental, se repitiese con la misma intensidad en estos difíciles años de crisis económica que vivimos en la Españade hoy.

Ellos demostraron que esa unión fue posible, en las peores condiciones imaginables. Espero que sus sucesores hayan aprendido la lección.

Anuncios

5 junio, 2012 Posted by | 1 | , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

A José Antonio Labordeta…

Una de las anécdotas que a José Antonio Labordeta más le gustaba recordar, en relación al rodaje de su programa de TVE “Un país en la mochila”, era aquella que relataba una experiencia con la que yo, personalmente, durante los rodajes de “Cuadernos de paso” para la misma cadena, me he sentido siempre muy identificado.

Es sin duda una gran anécdota, pues sé por experiencia lo que es recorrer caminos y aldeas teniendo como única compañía el ladrido de los perros.

Contaba Labordeta que tras un largo viaje, llegó con el equipo de su programa a un pueblo perdido de los muchos que quedan aún en la geografía española, y que entraron en él con cierta aprensión, como si se tratase de un lugar repentinamente abandonado. Y contaba divertido que, tras dar unas cuantas vueltas por sus calles desiertas, vieron a alguien asomarse tras los visillos de un ventanuco y gritar a continuación: “¡Podéis salir, que son como nosotros…!”

Y así aparecieron los vecinos, escondidos hasta entonces.

Muy buena…

Y en un día como hoy, aquella anécdota me parece muy simbólica en relación a la idea que muchos tenemos sobre quién era José Antonio Labordeta.

Labordeta era un profesor, escritor, cantautor y político muy popular, que aparecía en los medios de comunicación con relativa frecuencia, desde cualquiera de las caras de su prismática existencia.

Pero, fiel a sí mismo, a sus ideas e ideales y al pueblo, a todos los pueblos, puesto que en todos los rincones de este país se identificaban con él, Labordeta, a diferencia de otros tantos artistas, intelectuales y políticos de todos los signos, nunca cambió su forma de ver la vida en base a esa popularidad.

Y es por esa razón por la que hoy tengo una triste sensación: la de haber perdido a una persona muy cercana.

A uno de los nuestros.

A alguien “como nosotros”.

Descansa en paz, amigo.

19 septiembre, 2010 Posted by | 1 | , , , , , , , , , | 10 comentarios

17 años sin Anabel Segura

La primera imagen latente de Anabel Segura, me lleva a los primeros días de diciembre de 1993.

Recuerdo que sentía el “encargo” como algo muy comprometido.

Se trataba de entrevistar a José Segura, padre de Anabel, quien dado el callejón sin salida en el que se encontraba el secuestro de su hija, había decidido aparecer, por primera vez, ante las cámaras de televisión. Y el programa elegido fue Informe Semanal, cuyo director por entonces, Fernando López Agudín, me encarga a mi el reportaje.

Lo que más me impresionó nada más llegar a la casa de Anabel, en la Moraleja, fue el rostro de su madre. A pesar de estar destrozada, su rostro transmitía una gran serenidad, como si flotase, moviéndose sin apenas hablar, mostrando sin embargo en su silencio y su mirada todo el enorme dolor que no podía expresar.

Y, siempre en un ambiente de quietud que impresionaba, me enseñaron la casa. Especialmente la habitación de Anabel, en donde su hermana pequeña me contó algo que siempre me quedó grabado en la memoria, que es cuánto le gustaba a Anabel el tema “Respect”, de Aretha Franklin, el cual, me dijo, a menudo cantaban juntas.

A cambio de la confidencia, yo no utilicé “Respect” en el montaje, me parecía algo demasiado íntimo, alegre y personal como para explotarlo.

Antes de la entrevista, grabamos en silencio imágenes de su habitación, de sus fotos y recuerdos y guardé en mi cartera las cintas en v8 que me entregó la madre, con unas grabaciones familiares de cumpleaños, en donde aparecía Anabel.

Todo lo que pudiese ayudar…

Y después, las declaraciones de José Segura y del portavoz de la familia, el expresidente de la Junta de Andalucía Rafael Escuredo, sin duda el que mostraba más entereza dentro de aquella inquietante situación.

La madre no pudo decir nada para la cámara y yo tampoco insistí. Pensé que con un plano acompañando a su marido, y otro de la familia (padre, madre y hermana) era suficiente.

A aquel primer reportaje de Informe Semanal lo titulé “237 días sin Anabel”, y fue un trabajo tan cuidado como inútil, ya que no sirvió absolutamente para nada, pues como es ahora sabido, Anabel ya nunca aparecería, con pago de rescate o sin él, ya que había sido asesinada al inicio de su secuestro.

Pero entonces ¿qué otra cosa se podía hacer?

La segunda imagen latente es un enorme y polvoriento descampado. Y en el centro, entre las ruinas de una vieja fábrica, creo recordar que en Numancia de Sagra, una excavadora buscaba a paladas descarnadas el cuerpo de Anabel, entre la tierra y los escombros.

Un espacio irreal, rodeado por una inimaginable multitud formada por cientos de personas, entre reporteros de prensa, radio y televisión y curiosos de todas las edades que llegaban de los pueblos de alrededor.

Un espectáculo penoso, que no retrataron las cámaras.

Recuerdo con espanto la avidez de los plumillas que todos los medios habían enviado al lugar para recoger el momento del hallazgo del cuerpo.

Y recuerdo, asqueado, la pelea infame de todos nosotros por recoger los testimonios de los testigos, una vez encontrado el cadáver. Una pelea a veces entre reporteros de la misma cadena, tal como me ocurrió con una compañera de TVE, que ahora prefiero no nombrar.

Abochornado, me prometí que nunca más me vería envuelto en algo así. Y aunque tras “Informe Semanal” pasé una temporada por “Quien sabe dónde”, en donde conocí casos y momentos muy duros, el “respeto real” (no ese hipócrita, falso y burdo “respeto coartada” que solemos ver en televisión) por los protagonistas de la noticia, siempre lo tuve muy presente, y más recordando el horror de aquel descampado.

El resultado de todo aquello fue un segundo reportaje, resumen del caso de Anabel, que hice también para Informe Semanal, en septiembre de 1995.

Un reportaje, ahora rescatado del archivo en “TVE a la carta”, titulado “El final de la esperanza”.

Y es que la historia de Anabel tuvo un final muy triste. Aunque, con todo, sus padres consiguieron recuperar el cuerpo, y no tuvieron que convertirse en lo que Maria Antonia Iglesias, con quien también trabajé en Informe Semanal, denominó recientemente en el programa “La Noria”, con mayor o menor acierto, “padres espectáculo”.

¿Y por qué todo esto? Pues porque TVE ha vuelto otra vez sobre el tema de Anabel Segura, con una reconstrucción de los hechos, con actores, para la serie “La Huella del Crimen”.

Y he de decir que yo no lo comprendo. No comprendo su necesidad, oportunidad o qué sentido tiene recordar ahora aquella historia, tan lejana y a la vez tan reciente. Creo que a su familia ya le habrá costado, si han podido hacerlo, remontar aquellos duros años, para que ahora vuelvan a mostrárselos en “prime time”.

¿Para qué?

De cualquier forma, aunque yo no lo sabía, hasta hoy, con “La Huella del Crimen” he descubierto que la historia de Anabel Segura sigue viva en mi recuerdo.

Latente.

Me ocurrió con ella como con otras, que creí olvidadas, hasta que un nombre en un periódico, o una imagen en una pantalla volvió a abrir una puerta, hasta entonces cerrada y olvidada, en alguno de esos pasillos de mi mente que hace tiempo dejé de frecuentar.

¿Cuántas más habrá…?

Desde aquí un cariñoso recuerdo para Anabel y su familia.

(Ampliación: 5 de enero de 2011)

Hace ya varios meses que escribí este comentario y puedo decir que desde entonces todos los días (todos) varias personas entran a leerlo y a ver aquel informe semanal del enlace. Todos los días. Me maravilla que Anabel siga siendo una persona tan querida y buscada. Un saludo a todos y, como antes, mi recuerdo para ella, desaparecida tan joven y de forma tan tristemente fortuita. Mi más profundo deseo de que historias como la suya no vuelvan a repetirse.

2 marzo, 2010 Posted by | 1 | , , , , , , , , , , , , | 8 comentarios

Sobre Haitianos y “Mojaitos”

Ocurrió a principios de los 90.

Se trataba de hacer un reportaje para Documentos TV sobre los emigrantes ilegales que entraban en la Península Ibérica por el sur. Buscábamos algo que explicase porqué aquellas personas cruzaban África desde todos los puntos posibles hasta llegar a Marruecos; cómo allí se prestaban a las canalladas de las mafias para, finalmente, jugarse la vida en el Estrecho de Gibraltar y, tras meses de desgaste de sus vidas desde la salida de casa, cumplir un sueño: ¡llegar a Europa!

En Cádiz por entonces los llamaban “Mojaitos”, un nombre con reminiscencias tejanas, pues recordaba al de “espaldas mojadas” que recibían los mejicanos que cruzaban ilegalmente la frontera con EEUU.

Pero éstos se denominaban así por como pisaban “nuestro suelo”: llegaban tiritando de frío y empapados de agua en las pateras, exhaustos, y con la mirada fija y vacía. Y, entre el miedo y la desesperanza, dejaban hacer a la Guardia Civil y a la Cruz Roja, que les cubría con mantas y les daba una taza caliente y algo que comer.

Para mí aquella fue la primera vez que entraba en contacto con el mundo de los “ilegales”. Y aunque después volví muchas veces a grabar pateras, aquel primer encuentro con los Mojaitos me causó una gran impresión, que aún no se ha borrado.

Dicen que cada vez llegan menos Mojaitos desde África. Convertidos en carne de estadística, parece que hay algo que les retiene en el Sur del Mundo.

Y en estos días, viendo la tragedia del terremoto de Haití, no puedo evitar recordar a aquellas caras de los subsaharianos que grabamos para aquel documental: son como los Mojaitos.

A menudo la gente se pregunta en la calle porqué el gobierno permite la entrada de emigrantes ilegales; porqué no se les ayuda “en su casa”, en vez de dejarlos llegar hasta aquí, a rebozarnos su miseria por la cara, para después quitarnos nuestro trabajo y más tarde, con el paro, nuestras pensiones.

La gente es muy primitiva y piensa así.

Más si de algo han servido las imágenes de Haití es para recordarnos la precariedad de la vida en los paises del mundo en donde habitan los “Mojaitos”.

Ahora les damos algo de lo que nos sobra y, de alguna forma, tratamos de tranquilizar nuestras conciencias, intentando no pensar más allá.

No queremos ponernos en su lugar.

No queremos saber lo que haríamos si viviésemos como ellos.

No queremos pensar qué sentiríamos si viésemos a nuestros hijos descalzos, con los estómagos abultados por el hambre y esos ojos enormes mirándonos hasta tan adentro, que nos obligasen a bajar la vista…

…y cambiamos de canal.

Es horrible.

Como siempre, tras el paso de la avalancha de noticias y el “lucimiento” de los enviados especiales de los medios y los políticos, estos “Mojaitos” pasarán otra vez al olvido.

Es como si necesitásemos que, de tiempo en tiempo, la Naturaleza nos gritase con tsunamis y terremotos, para despertarnos de nuestra miserable ceguera.

17 enero, 2010 Posted by | 1 | , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Haití: es hora de soltar la pasta

Es hora de soltar la pasta, cada uno lo que pueda. Pensad que por muy poco que se aporte, ese poco, multiplicado por millones de personas, puede servir para mucho.

Y no vale decir “no” bajo pretexto de que el dinero puede irse quedando por el camino. Cuanto más se aporte, más les llegará a la gente.

Os paso la información que da el periódico El País sobre ONGs y cuentas bancarias en donde realizar el aporte.

Os invito además a copiar y difundir la lista por su interés:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Quiere/ayudar/elpepuint/20100114elpepuint_12/Tes

15 enero, 2010 Posted by | 1 | , , , , , , | 1 comentario

La discreción de los Cooperantes

Hace unos años tuve ocasión de dirigir una serie para TVE a la que titulé “Cooperantes”, centrada en la cooperación española en el mundo.

Fue una experiencia potente, de las que te dejan una huella imborrable, no ya en la memoria, sino incluso en tu propia visión de la vida.

Allí pude conocer a muchos cooperantes en países en donde no lo tenían nada fácil como Moçambique, Territorios Ocupados (Palestina), Filipinas, Bosnia Herzegovina, Marruecos o la propia Mauritania, que ahora ha saltado a primera página de los periódicos con el triste asunto del secuestro de los tres cooperantes españoles.

Y observando en los informativos las imágenes del convoy del que formaban parte, lo primero que me ha saltado a la vista es la “ausencia” de “algo” cuya mención es posible que muchos puedan achacar de inadecuada o inoportuna.

“Algo” que caracterizaba a todos y cada uno de los cooperantes que conocí durante el rodaje de la serie: la discreción.

Sí, “discreción”.

Puedo decir que en su inmensa mayoría no había nada en ellos que hiciese sospechar que se tratase de cooperantes. Aparecían a la cita con sus vaqueros, su ropa sencilla sin marcas destacables ni rótulos y, a menudo, con una pequeña bolsa al hombro o una mochila para sus cosas. Así nos acompañaban a mi equipo y a mí que, por otra parte, nuestra única seña de identidad era la inevitable presencia de los aparatos del cámara y el técnico de sonido.

En el documental el cooperante aparecía en las secuencias (de eso se trataba), pero solo se le identificaba en el montaje final, una vez que se dirigía a cámara en la entrevista.

Tampoco recuerdo que se prodigaran entre ellos ese tipo de chalecos que gusta portar a algunos reporteros, que trabajan eventualmente en el tercer mundo, ni, por supuesto, ningún tipo de rótulo que mostrase su origen o función, que yo definía en el texto del guión.

Porque los cooperantes trabajaban mucho mejor “fundiéndose” en lo posible con la población. Incluso era una práctica generalizada funcionar en colaboración con ONG’s locales, con lo que a menudo mi interlocutor, a pesar de representar a una organización o asociación española, era un hombre o mujer del mismo país, con lo que la integración y la eficacia de las ayudas eran mucho mayores.

Y en cuanto al transporte ocurría otro tanto, de forma que la distribución de la ayuda se realizaba de forma discreta, sin esa necesidad imperiosa de enseñar “la marca”.

No pretendo hacer ninguna crítica con esto, pues nada hay más loable, admirable y útil que la acción humanitaria desinteresada, sea ésta cual fuere en volumen, tiempo o lugar; pero si hacer una reflexión sobre las fórmulas más adecuadas, en aras a conseguir que esta acción humanitaria conlleve un riesgo menor para las personas que la ejercen, y consiga una mayor eficacia.

Y la discreción de la cooperación es sin duda un elemento fundamental.

Ahora solo nos queda esperar que los tres cooperantes españoles secuestrados en Mauritania vuelvan pronto a casa, sanos y salvos, y aprender de esta terrible experiencia para el futuro.

2 diciembre, 2009 Posted by | 1 | , , , , , , | 1 comentario

Día de los Derechos del Niño: NO A LA PORNOGRAFÍA INFANTIL

Nunca terminé de entender el concepto pornografía infantil.

“Pornografía infantil…”

Me explico: ¿Puede ser infantil la pornografía? ¿Es “infantil” gozar con la visión de un pequeño cuerpo que está siendo violado por un adulto, que además siente algún extraño placer en ser observado u observar “ese acto” a través de Internet?

Mas, una vez admitido el término, me pregunto si esa explotación que denota la pornografía infantil es tan ajena a nuestras occidentales y desarrolladas vidas.

Sin necesidad de hacer un gran esfuerzo no me cuesta nada recordar, por ejemplo, a un hombre grueso, con pelo y barba blanca y acento alemán, acompañado de una cría en La Habana, en Cuba, en actitudes que claramente hacían descartar que se tratase de un pariente, y denotaban que no era más que otra muestra de esa repugnante variante del “turismo sexual” dedicada a la caza de una menor.

Y lo más triste: a nadie parecía importarle.

O, hace ya unos años, recuerdo ciertos locales de las afueras de Manila, en Filipinas, llenos de turistas que, por razones que no acabo de entender, se sentían (y se siguen sintiendo, supongo) liberados de toda conciencia moral ante el hecho de tener ante sus ojos la evidencia de la explotación sexual de niñas, tal como pude constatar el día en que tuve el triste honor de ser invitado de forma inadvertida a darme una vuelta por allí, sin asomo de repulsión por parte del tipo que nos guiaba, que “controlaba el tema” y se movía como pez en el agua.

Un tipo que lo único que dejó en mi memoria fue la escalofriante impresión de que se trataba de alguien con cierta clase, sin esa especie de “tara” en el gesto, la educación o las formas que imaginamos debería de evidenciarse en personajes con tales instintos pedófilos.

No.

Tal como nos revelan las noticias de las acciones policiales, ocurre a menudo que detrás de la “pornografía infantil” se encuentran padres de familia o considerados profesionales de vidas más o menos grises y anónimas, hasta que un día se descubre que tienen el disco duro abarrotado de imágenes de “niños crudos” utilizados para vaciar en ellos las más oscuras e inimaginables pasiones, que marcarán el resto de su vida.

Es tan espantoso que a mí me cuesta llamarle “solo” “pornografía infantil”, como si ese concepto no fuese capaz de abarcar tanta perversidad.

Hoy es el “Día de los Derechos del Niño”  caracterizado por el repudio social a la “pornografía infantil”.

Un concepto que nunca debió de existir.

Pero los occidentales pertenecemos a los países más desarrollados del mundo.

Tenemos de todo…

20 noviembre, 2009 Posted by | 1 | , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Pena de muerte, pena… de muerte.

Blog 11 20091115 Pena de muerteAcabo de recibir un mensaje de Amnistía Internacional en el que se me comunica que, a pesar de las miles de cartas enviadas pidiendo la conmutación de su pena de muerte, el “kurdo-iraní Ehsan Fattahian, miembro de la minoría kurda de Irán, fue ejecutado en la provincia de Kurdistán, en el noroeste de Irán, la madrugada del 11 de noviembre.”

Terrible noticia que me devuelve a los años en que conocí a David Allen Castillo en el Corredor de la Muerte de la Prisión de Alta Seguridad de Huntsville, en Texas.

Entonces, como hoy, la mayoría de los que esperaban allí la inyección letal eran hispanos o negros y, sobre todo, pobres.

Recuerdo que el día de la entrevista (de lo cual me enteré después, horrorizado) estaba marcado como fecha de ejecución para David; pero el día anterior su abogado había conseguido treinta días más de plazo.

La historia de David Castillo fue el hilo conductor del documental que hice para el programa “Documentos TV” (TVE) al que titulé simplemente “Death Row: el Corredor de la Muerte”, haciendo referencia al lugar y al reo, puesto que “el Corredor de la Muerte” no era la traducción de death row, sino una alusión a David Castillo, al que acusaban de haber dado muerte al dueño de una licorería.

Pero no había pruebas y esa fue la base de mi investigación.

Una investigación que comenzó con una entrevista al propio David, que conseguí a pesar de la indiferencia y el desprecio que me demostró la administración de aquella prisión hacia David. Porque nadie entendía que yo quisiese hablar con un tipo así.

Recuerdo que, una vez en Huntsville, pude hablar con David solo gracias a la colaboración de un funcionario hispano, al que tuve que mentir contándole que el viaje de todo el equipo (producción, cámara, sonido y yo mismo) había sido tan caro que si volvía sin la entrevista nos echaban del trabajo, y así finalmente accedieron.

El tema “económico” funcionó: dos horas de entrevista con David.

Después hice mi trabajo.

Hable con su familia y su abogado y, por supuesto, con la otra parte: hablé con el fiscal, un tal René Guerra, y pude entender, a través de sus palabras, lo duro que lo tenía David.

Aun así pude demostrar que no había ninguna prueba contra David.

Que todas eran pruebas circunstanciales.

Que la única prueba era la huella de una zapatilla de deporte que ningún experto certificó que perteneciese a David.

Que el abogado, de oficio, apenas intervino (David era pobre).

Que tenían otro candidato culpable: un tal Martínez, del que encontraron la huella de la palma de su mano en el mostrador de la licorería, en el lugar de la caja registradora que habían robado; pero se les había escapado. Y que la policía fué presionada por el fiscal para que su declaración sobre este asunto no sirviese para exculpar a David.

Que la madre de un primo de David había tenido relaciones con el dueño de la licorería donde ocurrió el crimen, y que ella había muerto durante una discusión con él. Y que desde entonces ese primo, un tal Pitt, odiaba a toda esa familia por ello.

Y que el tal Martínez y Pitt eran amigos…

Mucha mucha información que ponía en cuestión toda la estrategia del fiscal.

El documental salió y movió mucha prensa y muchas cartas (como ocurre hoy) de Amnistía Internacional y mucha solidaridad desde toda España.

Y, aparentemente, logró su objetivo. Se emitió en el sur de Texas, en la zona en donde ocurrió todo, junto a la frontera con México, en el entorno de Mc.Allen, y finalmente a David le dieron un nuevo juicio y sobrevivió.

O eso es lo que yo pensé aliviado, pero estaba equivocado.

Porque nueve años después (¡nueve años!) Cesar Díez, por entonces responsable de Amnistía Internacional en España, me llamó para darme la noticia de que David había sido ejecutado en Huntsville, por inyección letal.

Muy fuerte.

¡Qué tenacidad, la de aquel fiscal!

¡Qué implacable esa sociedad!

Que injusticia.

Ahora, hoy, Amnistía Internacional sigue luchando contra ese muro, no sólo en EE.UU., con o sin Obama, sino en todo el mundo.

Y con cada carta de A.I. vuelvo a ver a David detrás de aquel cristal lleno de huellas de contactos imposibles; a su hermano, que me decía que cuando estaba triste ponía mi documental para ver a David, y así lo llevaba mejor; a su hermana; a su madre…

Ahora le ha tocado a Ehsan Fattahian, a quien mi inquieta imaginación ha vuelto a poner la cara de David Allen Castillo.

Otra vez…

¡Qué putada!

Qué putada…

15 noviembre, 2009 Posted by | 1 | , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

José Luis López Vázquez no puede morir…

Blog 10 20091002 Jose Luis López Vázquez...Nunca le conocí en persona, pero vive dentro de mí como si fuese parte de mi familia o de mi historia.

Incluso a diferencia de lo que me ocurre con otros parientes más o menos lejanos, con él tengo la suerte de poder disfrutar de su presencia cuando lo desee.

Y es así porque le puedo ver cuando quiera a través de una pantalla de cine, o televisión.  Interpretando un papel que ya me es familiar y gozando además de una salud excelente, puesto que aparece tal como le recuerdo, año tras año, mientras que yo voy sufriendo la inevitable decadencia del paso del tiempo.

Y a diferencia de mí, ¡él nunca cambia!: encarna con la misma vehemencia a esos personajes que dejaron su presencia de forma imborrable en mi memoria. Y puedo verle en movimiento y oírle; puedo reír o llorar una vez más con sus historias, siempre nuevas, una vez que me enganchan otra vez desde la pantalla.

Puedo “disfrutar” con él.

Y si puedo disfrutar con él no es a causa de que viva, o no, en alguna parte de ahí fuera, sino porque para mí está vivo en “ese” momento.

“Ahora”.

Dicen que Jose Luis López Vázquez ha muerto; pero es imposible. Ayer mismo lo vi junto a Pepe Isbert, Alberto Closas y Amparo Soler Leal buscando a un niño que se había perdido… ¡O no!: era el “señorito” de Gracita Morales…  ¡O creo que estaba metido en una cabina telefonica, pasando una angustia tremenda, el hombre…! Además, mañana me aseguran que lo veré preparando un atraco a un banco…

Sí: ¡a las tres!

Entonces no me pueden decir que ha muerto.

Es imposible.

Y lo que es más: creo que todo el mundo se equivoca: Jose Luis López Vázquez nunca morirá; porque cada vez que lo vea en la pantalla Jose Luis entrará en mi presente y mi “ahora” y moverá “sentimientos nuevos” en mi interior.

No. No ha podido morir. Porque él, como el Cine, siempre formará parte de “la vida”.

De nuestra vida.

Te queremos Jose Luis.

3 noviembre, 2009 Posted by | 1 | , , , , , , , , | 3 comentarios

Respétame, respétate

Blog 04 20090604 Respétame, respétateProbablemente sea una cuestión de perspectiva. Por un lado sabes que están ahí gracias a ti, sin olvidar que ese “ti” es un falso pronombre personal del singular, puesto que engloba a miles, incluso millones de personas que decidieron contigo quienes debían de representarles. Es decir, que están ahí porque un número suficiente de “ti” así lo han decidido.

Y esa es la cuestión básica. La que te lleva a preguntarte cómo es posible que todos esos miles de “ti” tengan que descubrir en cada ciclo electoral el decepcionante nivel de sus representantes.

Antes, cuando el nivel cultural de este país era, más que bajo, de una tristeza descorazonadora, recuerdo cómo nuestros mayores expresaban su admiración con la frase “qué bien habla”.

¡Claro! El nivel se le suponía y envidiaba.

Pero el país ha cambiado. Los universitarios comparten la cola del INEM con culturas de todos los orígenes y niveles, y la vara de medir ya no pasa por el grado de elocuencia, sino por el contenido del mensaje.

¿Y qué tenemos?

Si el Congreso fuese un establecimiento comercial y hubiésemos de guiarnos por lo que dicen los congresistas de sí mismos, sería horrible: corrupción, falta de patriotismo, insolidaridad con el ciudadano, falta de realismo, engaño al pueblo… ¿Quién iba a fiarse de gente así?

Cuando uno de los representantes de unos “ti” habla de otros representantes de otros “ti” nunca debería de olvidar que la agresión verbal que vierte con deportiva inconsciencia contra su “compañero de escaño”, aunque esté enfrente y no al lado, es una agresión contra la misma clase política, que es tanto como decir una agresión contra las personas que han ejercido el constitucional derecho de voto.

Y no digamos de la falta de respeto, de “decoro”, incluso de “vergüenza”, que suponen las campañas publicitarias. Sus contenidos, además, absolutamente primarios, dan una idea desoladora de la opinión que estos representantes tienen sobre el nivel de sus votantes: juegos de palabras de colegio, miedos, mensajes banales, puestas en escena absurdas, copiadas de las campañas americanas, esas que siempre nos parecieron excesivamente cinematográficas e infantiles.

Votar es un derecho que cada una de las familias de este país se ha ganado a costa de su propia sangre, la de todos los antepasados que entregaron su vida por ejercer ese derecho.

Por eso os exijo un mínimo de respeto.

Contadnos por favor qué propuestas tenéis para nosotros.

Contadnos por favor qué nos estamos jugando con las elecciones europeas.

Contadnos por favor qué os diferencia y qué os une de cara a Europa.

Nos lo debéis y os lo debéis a vosotros mismos.

Para peleas e insultos ya tenemos la calle. Pero incluso cuando hay una pelea en la calle la gente común trata de separar y de calmar a cada uno, más que de tomar partido y linchar al otro. No es propio de ellos y es muy decepcionante que nuestros líderes se comporten así.

Yo voy a meter tu nombre dentro de una urna. Por favor: respétame.

4 junio, 2009 Posted by | Sin categoría | , , , | 9 comentarios

Los Nosotros

20090407(039)Hubo un tiempo en que estaba encantado de formar parte de Nosotros. Opinaba como Nosotros, sentía como Nosotros e incluso llegué a captar el modo de hablar y de vestir de Nosotros, de manera que cuando alguien me veía por la calle decía: “Mira, un Nosotros”.

Genial oye.

La cuestión es que tanto me preocupaba aquello de ser un Nosotros más, que un día me paré ante el espejo con una pregunta íntima e inesperada: “Si realmente soy un Nosotros… ¿por qué tengo que trabajármelo tanto? ¿Por qué no sale todo de forma natural?”

Fue entonces cuando me vino la horrorosa idea de que, aunque yo no fuera consciente de ello, era posible que debajo de aquel trabajoso Nosotros mío, se encontrase camuflado en realidad un elemento del oscuro Vosotros.

¡O sea: que yo podía ser en realidad un Vosotros, solo que aún no me había dado cuenta!

Pero, dada la aversión que sentía hacia los Vosotros, a lo peor la cosa era mucho más siniestra, y yo era en realidad un… “¡Ellos!”

La leche.

Pensé pues en que siendo un Ellos o un Vosotros sería explicable porqué a veces me costaba tanto llevarme bien con los otros Nosotros.

Porqué no terminaba de aguantar sus obsesiones y su manía persecutoria con los Vosotros y Ellos, a quienes había que atacar de manera inmisericorde, de la misma forma que, hiciese lo que hiciese uno de Nosotros, estabamos obligados a apoyarlo y defenderlo, aún entrando en conflicto con nuestros más íntimos sentimientos.

Incluso había que dar la cara a toda costa por cualquiera de Nosotros, para no darles “alas” a Vosotros (o mucho peor: a Ellos). Afirmación que siempre me dejaba perplejo, pues siempre me interesó la búsqueda de la verdad, aunque nos afectara a Nosotros, mismamente, en la convicción  de que Nosotros era un concepto tan formidable, perdurable e impermeable, que el hecho de reconocer que un Nosotros fuera un poco “lelo”, jamás afectaría negativamente a la totalidad de Nosotros como grupo, sino que lo fortalecería.

Pues no.

La cuestión llegaba a ser tan dura que, como a veces entrábamos en contradicciones, en conversaciones que se desarrollaban simultáneamente, al no saber cual era la opinión oficial de Nosotros, decidimos mantener la boca cerrada sobre ciertos temas puntuales hasta que se supiese con exactitud lo que dictaminaba Nosotros sobre el asunto, y lo que debíamos de “pensar”.

Torturado por el protagonismo que habían tomado en mi vida los pronombres personales, quiso la casualidad que conociese a un profesor de universidad de la ciudad en que nací, que afirmaba sin complejos que opinaba indistintamente como Nosotros, Vosotros o Ellos en función de qué tema o matiz o estrategia estuviésemos hablando, puesto que Vosotros funcionaban mejor en unos casos y Nosotros en otros (la verdad es que de Ellos nunca dijo nada).

De cualquier forma aquel viejo chupatintas me pareció un espíritu libre. Porque aquello de la pertenencia a machamartillo a un Nosotros a cualquier coste, se me antojaba ya un poco irracional.

Total, que hace tiempo que dejé de ser Nosotros. Tampoco “me pasé” a Vosotros ni a Ellos, sino que decidí valorar las propuestas puntuales de Nosotros, Vosotros o Ellos con objetividad en cada momento y entonces decidir.

Así comencé a formar parte de un nuevo grupo, mucho más auténtico: el de “Yo”.

Si: Yo mismo.

Quizás algún día desapareciesen los Nosotros, los Vosotros y los Ellos, y podríamos mirarnos al espejo sin hacernos preguntas sin respuesta.

19 mayo, 2009 Posted by | 1 | , , , , , | 9 comentarios

Sonados

20090308(000)En lo alto del cuadrilátero, el agotado púgil ya no sabe de dónde sacar fuerzas para superar el asalto, cuyo número hace tiempo que ha olvidado.

El paro, la hipoteca, las subidas imparables de los precios de todo tras la soga del euro, la incertidumbre… Al principio recibía cada golpe con entereza y deportividad. Con elegancia torera incluso. Mas ahora, su mirada busca con creciente ansiedad el rincón, mientras capta con impotencia la expresión de su mujer y sus hijos, sentados a dos filas de las cuerdas, que tratan de esconder su angustia tras forzadas sonrisas, que el espanto dibujado en sus ojos desbarata.

El púgil les mira fugazmente. Lo justo para clavar su imagen en la retina, como una foto, y regresar al “pumpúm” ineludible de la lucha: las colas del INEM; los portazos en la cara de las empresas; los inútiles currículum; las llamadas infructuosas; las cartas sin respuesta…

De repente, ya medio sonado, mientras se pregunta cuánto tiempo aguantará de pié, una voz le grita desde alguna parte de la cancha: “¡Verde!”

Alucinado, abre los ojos y mira hacia el fondo, perdiendo por décimas de segundo la vista al contrincante, que le premia con un doble golpe con subidas de los precios de la luz y del gas.

“¡Rojo!”, grita otra voz.

Un momento muy adecuado para encajar un inesperado mamporro en la nariz, con una factura del taller del coche, y otro en la boca del estómago, con un pago extra a la comunidad de vecinos, para cubrir los arreglos de la fachada…

Porrazos que se comen irremediablemente la última esperanza de tomar unas vacaciones.

“Eran sólo cinco días en la playa”, piensa. “Demasiados ahora…”

Mira de nuevo al rincón y se pregunta cuándo sonará la maldita campana, y podrá tener un mínimo respiro. Lo necesita. ¡Y lo necesita ya!: Sopa y pollo y patatas para comer un día si y otro también. Aguanta. Televisión en vez de cine y del teatro para qué hablar. Aguanta. Agua del grifo en lugar de refrescos. Aguanta. Ropa vieja, pero limpia. Aguanta. Prensa gratuita en vez del periódico de toda la vida. Aguanta. ¡Y pasear y pasear y pasear! Que no cuesta nada y ganas en salud.

Un tercer tipo a su espalda grita “¡Azul!”, mientras nuestro púgil se pregunta cómo esquivar la derecha potente de su adversario ¡La que tiene encima y ahora!

En un quiebro instintivo, que le provoca un leve tirón muscular en algún lugar de la espalda, se zafa hábilmente de un gancho que le llega esta vez desde su izquierda…

¡No puede descuidar ningún flanco!

Entre gritos cruzados de todos los colores a diestra y siniestra, por su mente pasa la cifra que gastó en su desesperación en la lotería del “Euromillón”, que no sirvió absolutamente para nada. Y en un momento de sarcasmo inesperado, se ve a sí mismo encarnando al mismísimo Homer Simpson, cuya imagen latente le deja un amargo sabor de boca, apenas endulzado por el hecho de comprobar que no ha perdido del todo el sentido del humor.

Entonces esboza una sarcástica sonrisa, que contrae su ya trágico rostro, cuya carne amoratada parece colgar del soporte óseo, como una flácida careta de látex, desinflada y babeante.

Da dos pasos hacia atrás. Busca inútilmente en el rincón los ojos de su entrenador, que mira para otro lado, y comprende que esta solo.

Pero hay que aguantar.

“¡Estoy totalmente sonado…!”, piensa. “Me pitan los oídos y todo lo que oigo parece llegar a través del agua. Pero mi familia me necesita. No tienen otra cosa. ¡Aguanta tío!”, se dice a sí mismo. “¡Aguanta! Aguanta…”

Y en medio del griterio surrealista que le rodea, de voces de todos los colores, el púgil se pregunta cómo ha podido llegar a esta situación.

“Quizás sería mejor tirar la toalla”, piensa. “¡A la mierda todo!”

Pero no puede rendirse. Su familia le necesita. Sus hijos le necesitan. Esta desesperado. ¡Es una pesadilla! Pero tiene que aguantar.

Y entonces levanta su voz, que se pierde inútilmente entre los gritos de unos y otros…

“¿Qué queréis de mí? ¿De donde venís ahora? ¿No veis como estoy? ¿Es que no salís a la calle? ¿Es que no sabéis nada?”

La furia le mueve algo dentro y golpea un par de veces en el aire, fuera de sí. Y el esfuerzo le agota más. Se cubre el rostro con los codos levantados, mientras el murmullo de voces parece hacerle burla desde la cancha… ¡Y vuelve a gritar!

“¿¡Es que nadie puede quitarme a esta bestia de encima!?”

Y el desigual combate continúa. Y la crisis sigue golpeando inmisericorde a nuestro héroe, sin que nadie se atreva a aventurar cuánto tiempo aguantará.

13 mayo, 2009 Posted by | Sin categoría | , , | 9 comentarios